Karate-Do

El Karate-Do (arte marcial)

“El Karate es un arte marcial de origen japonés que se realiza con las manos y con los pies desnudos.

Karate está formado por dos kanjis japoneses, donde KARA significa “libre, vacío” y TE significa “mano”. Por tanto KARATE es un arte de combate que se practica con las manos vacías de cualquier arma y sin mala intención.

Para conocer los orígenes de lo que hoy conocemos por Karate, nos debemos remontar al siglo VI después de cristo, cuando un monje Hindú llamado BODHIDARMA, (también conocido como Daruma, o tamo ) introdujo el budismo zen, creado por él en China. Asimismo, difundió su arte marcial conocido como Shorinji kempo, que dio origen posteriormente al Kung Fu chino.

Bodhidarma se estableció en los hoy conocidos como templos de Shaolin para transmitir sus enseñanzas a sus discípulos.

Sobre el año 1609 a través de diferentes intercambios culturales y comerciales entre China y Okinawa, se introduce el kung fu chino en Okinawa mezclándose con las artes de combate autóctonas existentes que se habían originado por la prohibición de utilizar y poseer armas impuesta al pueblo desde el año 1447.

En 1770, Satunuke Sakugagwa, nacido en Shuri ( Okinawa) tras su regreso de China donde había estudiado las artes marciales de este país , estableció lo que se denominó como TO – DE.

Posteriormente, entre 1872 y 1879, Okinawa pasa a depender políticamente de Japón y debido a las prohibiciones que todavía imperaban en Okinawa sobre el uso de armas, el To De siguió evolucionando de forma secreta.

En el año 1900 el maestro Sokon Matsumura denominó al To De cómo Okinawa Te, siendo implantado obligatoriamente en las escuelaspúblicas de Okinawa.

El sistema del maestro Matsumura el Okinawa Te, se dividió en tres ramas principales creadas por algunos de sus alumnos mas aventajados , Shuri-Te (o shorinryu) de la ciudad de Shuri, por el maestro Anko Itosu. El naha-te, ciudad de Naha, y el Tomari-Te escuela intermedia entre las anteriores”

De estas tres ramas mencionadas por el autor proviene todo el karate-do de la actualidad, siendo el karate practicado en nuestra escuela proveniente de la rama del Shuri-Te o Shorinryu en la actualidad nuestro estilo es el Shorinryu Kyudokan de Okinawa.

El arte del Karate-Do

El Karate-Do es un milenario arte marcial cuyos orígenes, tal cual se conoce en la actualidad, proviene de la isla japonesa de Okinawa.

Gran cantidad de cultores practican esta disciplina, muchos de ellos atraídos por el desequilibrio emocional –propio de esta época- y su urgencia de paliativos eficaces. Con su carga de contenido filosófico el Karate-Do es una conjunción de varios ideales: perfeccionamiento físico, defensa personal, superación mental y elevación espiritual, sin que ello suponga en modo alguno la invasión del terreno religioso, privativo de cada persona.

En el aspecto técnico se trata de un efectivo y contundente sistema de auto defensa y que a través de la práctica se logra aprovechar integralmente la energía potencial, la estimulación de los reflejos y el desarrollo de la intuición. Al mismo tiempo va dotando al practicante de voluntad y fe inquebrantables en las propias potencialidades en un marco de humildad y tolerancia.

Es por todo esto que –aunque muchos tengan una idea tergiversada- el Karate-Do se transforma en un alegato a la no violencia y su práctica constante es el camino directo que conduce a su esencia, forjando en su trayecto una mente limpia, un cuerpo sano y un espíritu rico.

El Karate-Do y los niños

Contrariamente a lo que muchos suponen la práctica del Karate-Do en los niños no provoca en ellos la violencia ni lesiones de ninguna naturaleza. El niño aprende desde un principio a controlar el aspecto técnico muscular y la faz agresiva y las clases se desarrollan en un marco de sano compañerismo y respeto mutuos.

Por otro lado está científicamente comprobado que la práctica de esta disciplina actúa en el niño como un eficaz y natural método para afianzar una sana personalidad.

En síntesis, el Karate-Do le brindará al niño:

  • Un eficaz sistema de defensa personal.
  • Coordinación psico-motriz.
  • Destreza, reflejos y capacidad de reacción.
  • Descarga energética.
  • Desinhibición.
  • Disciplina.
  • Concentración.
  • Desarrollo intuitivo.
  • Dominio de sí mismo.
  • Voluntad y fe inquebrantables.
  • Humildad y tolerancia.
  • Responsabilidad.
  • Recreatividad.
  • Sentido de camaradería y respeto hacia sus compañeros y profesores y por extensión, hacia su familia y hacia la sociedad.

Y un niño apto física, psíquica y espiritualmente es un niño feliz, preparado para enfrentar la vida y triunfar en ella.